Salute
Buscar
Cierra este cuadro de búsqueda.

Salute Comunidad militar: Bradley Bacon

Lee Kirby, Salute El cofundador y coronel retirado del ejército entrevistó a Bradley Bacon, director de operaciones de Salute y veterano del Cuerpo de Marines de EE. UU.

Historia militar Bradley Bacon

Antes de profundizar, a nuestros lectores les encantaría conocerte un poco. ¿Puedes contarnos un poco sobre la “historia de fondo” de tu infancia?

Crecí en el noroeste del Pacífico, trabajando en una pequeña granja familiar, bastante lejos de un pequeño pueblo. Durante los veranos trabajaba recogiendo heno para cualquiera que necesitara ayuda y lo usaba para ahorrar para las cosas que necesitaba durante todo el año. Mientras estaba en la escuela, participé en un programa que me permitía asistir al colegio comunitario local en lugar de a las clases de la escuela secundaria, durante la mayor parte del día. Todavía regresaba a la secundaria al final del día para practicar durante las temporadas de fútbol y lucha libre.

¿Y qué vas a hacer hoy?

Trabajo como gerente de operaciones para Salute. Mi asignación de cliente actual son los sitios de EdgeConneX en Norteamérica, administrando aproximadamente 30 personas en 7 sitios, con servicios que van desde control de acceso hasta ingeniería.

¿Puede contarnos un poco sobre su formación militar? 

Me uní a la Infantería de Marina en 2008, bajo un contrato de suministro y contabilidad, que terminó conmigo en el campo de la contabilidad. Hice una gira de 12 meses por Afganistán, trabajando en la oficina de contabilidad del IMEF (FWD) y desempeñando tareas adicionales que iban desde trabajar con detenidos hasta brindar seguridad al gobernador provincial afgano Mangal. Después de regresar, me trasladaron a Hawai'i, donde continué trabajando en contabilidad mientras trabajaba en certificaciones de adquisiciones, recaudando y administrando fondos para el baile anual de MC ($150 mil al año) y siendo voluntaria en el monasterio católico y la escuela primaria locales.

¿Tiene alguna historia memorable de su carrera militar que le haya enseñado lecciones valiosas?

En Afganistán, en una base de operaciones avanzada (FOB), me encontré distribuyendo efectivo a agentes de compras dispersos por las austeras zonas de la región. Mi compañero en esta misión era otro suboficial contable junior de un departamento diferente, un desconocido hasta este emprendimiento. Juntos, transportamos una caja que contenía aproximadamente 500,000 afganos (la moneda local) a través de varias bases, dependiendo únicamente unas de otras para su seguridad. Viajábamos en convoyes, moviéndonos de una base a otra.

Durante esta parada en el FOB, mientras esperábamos el regreso de los compradores, hicimos una pausa para comer. Fue entonces, mientras iban a buscar agua al exterior, cuando estalló el fuego de armas pequeñas. Las balas impactaron en estructuras cercanas, lo que obligó a todos a luchar por ponerse a cubierto, preparándose para contraatacar. Esa noche, fuimos testigos del apoyo aéreo contra los insurgentes que intentaban tomar posiciones estratégicas en las montañas adyacentes a la base.

El viaje continuó al día siguiente, mientras conseguíamos un transporte en un armadillo (una plataforma blindada) de regreso a una base equipada con una línea de vuelo. La ruta nos llevó por un pueblo cercano, exponiéndonos a los elementos y amenazas potenciales.

Lecciones aprendidas:

  1. Cuando las balas pasan volando, lo más importante es la suerte. Pero tienes que aprovechar un poco tu suerte.
  2. Cuando lo necesitas, es increíble cuántas personas hacen todo lo posible para ayudar. *Sé* la ayuda, cuando tengas la oportunidad.

¿Cree que su experiencia en el ejército le ayudó a prepararse para los negocios o el liderazgo?

Absolutamente. Cuando regresé de Afganistán, un sargento muy capaz se trasladaba a su siguiente lugar de destino, dejando un vacío en el liderazgo de la oficina. Él fue el principal impulsor de nuestros informes financieros (debes saber cuánto dinero tienes, para qué ejercicio, saber qué puedes gastar). Mi sargento me dijo que no los entendía del todo y que ahora eran todos mi responsabilidad, lo que me llevó a desentrañar una serie compleja de fórmulas interdependientes que rastrean 10 unidades diferentes, muchas de ellas con subunidades, todas basadas en 4- 5 fuentes diferentes de financiación. Corregir/crear estos informes me permitió desarrollar mi atención a los detalles y la orienté hacia la mejora del proceso cuando estuvo completo. Además de esto, proporcionar informes para comandantes, unidades de apoyo y trabajar con otras ramas perfeccionó mi comunicación y me enseñó a anticipar buenas preguntas antes de que me las hicieran.

¿Hay alguien a quien estés particularmente agradecido por ayudarte a llegar donde estás hoy? 

El Capitán Kearns, que también estaba desplegado en el IMEF, vino de mi oficina y me seleccionó del grupo de marines jóvenes que teníamos. Me envió junto con el equipo de avanzada, lo que significa que yo estaría realizando la mayor parte del volumen de negocios con la oficina de contabilidad saliente. Tuve aproximadamente dos semanas para aprender cómo acceder a bases de datos y comprender su proceso para obtener dinero y documentación, juntas de revisión de adquisiciones y aprender a ingresar datos manualmente que manejaban los sistemas en el estado. El capitán me planteaba cualquier problema difícil o iniciativas nuevas, además de encargarme que elaborara nuestros informes financieros desde cero. Siempre me brindó comentarios rápidos y prácticos, manteniéndome fiel al estándar y recordándome siempre que puedo hacerlo mejor sin importar lo bien que lo haya hecho.

Otro oficial, el Capitán Keene, me dijo que siempre me impondrá los estándares más altos, que probablemente nunca cumpliré. Pero establecer el estándar mínimo como el mínimo que usted aceptará garantiza que aquellos bajo su mando nunca se esfuercen por desarrollarse. Establecer el estándar en un nivel inalcanzable te obliga a crecer mucho más de lo que habrías hecho si te hubieran dado el verdadero mínimo. Es increíble lo que las personas pueden lograr si concentran sus esfuerzos en ello con seriedad, sin preocuparse por la posibilidad de fracaso (ya sea real o imaginario).

¿Por qué es tan importante para usted ayudar a la comunidad militar y a los veteranos a ingresar a esta industria? 

Creo que cuando muchos de nosotros estábamos en el ejército no éramos agresivos en la preparación para nuestro éxito en el mundo civil. Esto conduce a lo que parece una brecha en las capacidades en comparación con otros que han estado en el campo durante bastante tiempo. Sin embargo, la mayoría de las cosas que para nosotros eran solo parte de la vida militar tienen aplicaciones directas en la mayoría de los trabajos. Si bien muchos veteranos tienen estas habilidades, no tienen la estructura para el éxito que tenían en el ejército, lo que hace que algunos de ellos pierdan el rumbo. Otros tienen un estilo de comunicación que no siempre funciona en el mundo civil y otros carecen del sentido de comunidad que tenía su rama. Tuve la suerte de encontrar un gran mentor en Salute, Caso Adán, y me gustaría ser esa rama para otros siempre que sea posible.

Lograr que los veteranos se den cuenta de sus habilidades existentes y brindarles una hoja de ruta hacia el éxito, al mismo tiempo que se les ofrece un entorno de colaboración con personas con ideas afines, les ayuda a navegar dentro de un campo altamente complejo y en rápida evolución.

Por último, creo que es raro encontrar un lugar donde puedas tener un impacto personal en las personas con las que trabajas, y he tenido la suerte de encontrarlo en Salute. He trabajado con niños recién salidos de la escuela secundaria, personas que se reincorporan a la fuerza laboral, personas que sufrieron lesiones en su campo y los ayudé a encontrar un nuevo comienzo en la industria de los centros de datos. Ser un trampolín en las historias de éxito de tantas personas es la mejor parte de trabajar para Salute. 

Si pudieras inspirar un movimiento, ¿cuál sería?

Siempre quise volver a la vida agrícola. Creo que servir a su comunidad a través de una de sus necesidades más básicas –la alimentación– es una de las actividades más nobles. Me encantaría encontrar un lugar donde pueda criar ganado y producir alimentos para la comunidad local, y al mismo tiempo brindar oportunidades para aprender a otros (no solo agricultura, sino habilidades para la vida y resolver preguntas más importantes que todos tenemos). Si bien la mayoría de las personas reciben educación, hay un enfoque mínimo en las cosas reales que las personas deben hacer para lograr su propia satisfacción y éxito. Esto, junto con conectar a la comunidad para ayudar a quienes lo necesitan, como alimentar a nuestra población que envejece, con alimentos de alta calidad, eso ayudaría a extender su “duración de salud”, si no su esperanza de vida. Vivimos en la primera generación que se espera que tenga una esperanza de vida más corta que la de sus padres, y creo que el conocimiento funcional podría cambiar eso.

Creo que mucha gente quiere ayudar a los demás, pero no saben muy bien qué hacer. Mi objetivo es hacer posible que alguien contribuya con sólo unos pocos dólares o un fin de semana para poder tener un impacto significativo en la vida de alguien.

¿Cómo pueden seguirlo nuestros lectores en línea?

Nunca he tenido cuentas de redes sociales, pero puedes comunicarte conmigo en Salute!

Salute en Linkedin

Síganos para recibir noticias y conocimientos

Usted puede encontrar estos artículos interesantes