Salute Comunidad militar: Kristian Zacharias

Salute Comunidad militar: Kristian Zacharias

"Mi experiencia militar me brindó una capacitación invaluable sobre la importancia del trabajo en equipo y de hacer las cosas bien a la primera. Aprendí que el verdadero liderazgo significa liderar con el ejemplo y estar dispuesto a hacer las mismas tareas que les pides a los demás. "

¿Qué es el Salute Comunidad militar?

El Salute Comunidad es una cohorte única de veteranos y la comunidad militar que sirven como ejemplos del valor que sus experiencias aportan a nuestra industria. La Comunidad Militar apoya Salutey se esfuerza por lograr nuestra visión compartida de proporcionar a los veteranos y a los cónyuges de militares oportunidades profesionales en la industria de los centros de datos. Estamos orgullosos de la comunidad militar por retribuir a otros miembros que buscan iniciar carreras en esta industria.

Lee Kirby, Salute El cofundador y coronel retirado del ejército entrevistó al miembro de la comunidad militar Kristian Zacharias, gerente técnico de Salute Mission Critical y veterano de la Royal Air Force.

Antes de profundizar, a nuestros lectores les encantaría conocerte un poco. ¿Puedes contarnos un poco sobre tu infancia?

Soy producto de Blackpool, una pintoresca ciudad costera en el noroeste de Inglaterra. Mi viaje hasta donde estoy hoy comenzó con una infancia curiosa. Yo era el niño al que le encantaba construir aviones a escala y no podía resistirme a desmontar cosas en el garaje de mi padre. Esos primeros días encendieron un sueño dentro de mí: quería ser ingeniero en la Royal Air Force (RAF). Cuando recibí mi aceptación a la tierna edad de 17 años, estaba en la nube. Claro, había completado un curso de ingeniería en la universidad local, pero al salir de mi casa y al servicio militar, me sentí lleno de ingenuidad juvenil. Mi querida madre derramó lágrimas durante un mes, preocupada por su hijo aventurero.

¿Y qué vas a hacer hoy?

Luego de dedicar 13 años al servicio militar, emprendí un nuevo camino en las telecomunicaciones y Operaciones de Centros de Datos como ingeniero. Gracias a su arduo trabajo y determinación, finalmente llegué al puesto de Director Global de Operaciones de Servicio, donde tuve el privilegio de brindar soporte a clientes de hiperescala. Sin embargo, decidí dar un paso atrás en la ingeniería durante unos años para obtener un sentido más profundo de realización personal y perspectiva de vida. Durante este tiempo, trabajé con personas que enfrentaban problemas de aprendizaje, problemas de adicción y falta de vivienda. Fue una experiencia profundamente humillante que me enseñó valiosas lecciones de humildad y gratitud, que llevo conmigo hasta el día de hoy.

Hoy, estoy orgulloso de desempeñarme como Gerente Técnico en el Salute Equipo de diseño de EMEA. En esta función, brindo una valiosa consultoría mecánica y eléctrica a clientes que buscan expandir u optimizar los activos y sitios de sus centros de datos. También realizo estudios de viabilidad de desbloqueo de capacidad, ofrezco soporte de diligencia debida para nuevas adquisiciones y comparto mi amplia experiencia operativa en centros de datos cuando es necesario. He tenido el privilegio de contribuir al lanzamiento del Salute Playbook en uno de nuestros sitios de la UE, solidificando aún más mi compromiso con la excelencia en este campo.

¿Puede contarnos un poco sobre su formación militar?

Mi viaje comenzó cuando me alisté en la Royal Air Force como técnico de equipos de apoyo terrestre. Después de un riguroso campo de entrenamiento de 6 semanas, me dirigí al sur de Gales para recibir capacitación comercial. Allí me sumergí en el mundo de los motores de combustión, los motores a reacción, la hidráulica, los compresores y una amplia gama de equipos de apoyo en tierra para aviones. Incluso aprendí el arte de elaborar trabajos en metal de precisión, donde el limado manual con una tolerancia de 2000 de pulgada se convirtió en algo natural, gracias a mi entrenamiento militar.

Mi puesto inicial me llevó a RAF Halton, un hospital militar y un campo de entrenamiento para aprendices de aviones. A pesar de la relativa tranquilidad en el frente de los aviones reales, con frecuencia me encontraba enviado a otros campamentos de la RAF para llevar a cabo actividades de mantenimiento y apoyo en tierra en todo el sur de Inglaterra. Este entorno brindó amplias oportunidades para el crecimiento personal y la participación en actividades recreativas, educativas y deportivas. Representé con orgullo a la RAF Halton en hockey sobre césped, participando en partidos contra diferentes campos y torneos entre servicios, incluso en el extranjero. Mis trofeos deportivos siguen siendo un preciado recordatorio de mi tiempo representando al ejército en este deporte.

Mi viaje militar continuó en RAF Lyneham, la entonces base del avión de transporte Hércules C-130. Además de mis tareas habituales en el campo, apoyé numerosas incursiones nacionales e internacionales con el avión. Una experiencia inolvidable implicó saltar desde la rampa de cola bajada en pleno vuelo, usar un paracaídas de línea fija y aterrizar en el mar frente a la costa sur de Inglaterra: ¡una aventura emocionante y, sin duda, húmeda! Durante mi servicio, también obtuve una licencia de tres años para estudiar Mecatrónica en la universidad, lo que me permitió desarrollar un conjunto diverso de habilidades que resultarían invaluables en mi vida civil.

Tuve la suerte de estar destacado en las Islas Malvinas en el Atlántico Sur en tres ocasiones distintas, cada una para giras de cuatro meses. Durante una gira, estuve asignado a un escuadrón del regimiento de la RAF responsable de proteger el aeródromo con misiles tierra-aire. Proporcioné soporte las XNUMX horas del día para todos los equipos de generación de energía en cuatro sitios remotos y camuflados de misiles. Conducir a estos lugares de noche siempre fue una experiencia interesante, ya que las luces delanteras estaban estrictamente prohibidas para no revelar nuestra posición.

Para mis otros dos viajes, recibí capacitación especializada para producir oxígeno líquido de grado hospitalario para uso médico y aeronáutico. Estos recorridos no solo me permitieron presenciar la increíble vida silvestre local, incluidos pingüinos y focas, sino que también me brindaron la oportunidad de trabajar en estrecha colaboración con otros servicios como la Royal Navy y el ejército británico.

Durante mi servicio en la RAF, tuve el privilegio de realizar mi primera visita a los Estados Unidos durante un ejercicio de seis semanas en la Base Eielson de la USAF en Alaska. Allí, apoyé al avión Hércules C-130 y tuve la oportunidad de participar en una gran cantidad de increíbles experiencias militares y sociales.

Mi viaje militar fue una aventura increíble llena de experiencias únicas y habilidades valiosas que allanarían el camino para mi transición exitosa a la vida civil.

¿Puedes compartir la historia más interesante que viviste durante tu carrera militar? ¿Qué “aprendizaje” aprendiste de esa historia?

En 1997, tuve la extraordinaria oportunidad de unirme a un escuadrón Hércules para un ejercicio tripartito organizado en la Base Eielson de la Fuerza Aérea de los EE. UU. (USAF) en Alaska. Este ejercicio reunió a aviones militares de EE. UU., Reino Unido y Japón, lo que marcó un momento histórico en las operaciones militares colaborativas.

Vivir en una base de la USAF fue una experiencia como ninguna otra, que se hizo aún más inolvidable gracias al increíble personal de la USAF que nos recibió en sus hogares para entretenernos y celebrar el Día de la Independencia. Durante mi estancia allí, tuve la oportunidad de presenciar la vida silvestre de Alaska y avistar un oso y una marmota. También me aventuré en la cercana ciudad de Polo Norte, donde las festividades navideñas persistieron durante todo el año, a pesar de que la mayor parte del día estaba bañada por la luz del sol. Y, por supuesto, trabajar de cerca con USAF-15, A-10 e incluso bombarderos furtivos fue una emoción más allá de las palabras.

Un incidente particularmente memorable ocurrió cuando un grupo de colegas de la RAF y yo estábamos repostando equipo un fin de semana. Sin saberlo, cruzamos una línea roja cerca de los aviones de combate de la USAF, lo que provocó un incidente de seguridad. De repente, nos encontramos boca abajo en la pista, rodeados por policías militares que nos apuntaban con armas de fuego. Una vez que se verificaron nuestras identidades, la atmósfera cambió y el personal de la USAF se disculpó y fue amigable. Hasta el día de hoy disfruto compartir esa experiencia única como una anécdota memorable.

Lo que esta experiencia me enseñó es que, independientemente de la rama de servicio, el oficio o el rango, existe una camaradería natural dentro del ejército, que trasciende fronteras y culturas. También reforzó una valiosa lección: cuando se está en una base de la USAF, ¡es prudente mantenerse alejado de sus aviones!

¿Cree que su experiencia en el ejército lo ayudó a prepararse para los negocios o el liderazgo? ¿Puedes explicar?

¡Absolutamente! Mi experiencia militar me brindó una capacitación invaluable sobre la importancia del trabajo en equipo y de hacer las cosas bien a la primera. Sentó las bases para comprender la cultura de la motivación y cómo sacar lo mejor de las personas. Aprendí que el verdadero liderazgo significa dar el ejemplo y estar dispuesto a hacer las mismas tareas que les pides a los demás. Además, los círculos sociales en constante cambio del ejército agudizaron mis habilidades sociales y mi capacidad para conectarme con personas de diversos orígenes.

Sin embargo, la transición a la vida civil presentó su propia serie de desafíos. Habiendo estado en el ejército desde muy joven, me sentí algo desfavorecido en ciertos aspectos de los entornos laborales civiles, ya que nunca había estado expuesto a formas de pensar no militares. Fue una experiencia desalentadora. En mi primer trabajo civil, me sorprendió que todo el mundo simplemente hiciera las maletas y se marchara a las 17:00, ¡a pesar de que aún quedaba trabajo por hacer! Hasta el día de hoy, no puedo atreverme a hacer eso. Sin embargo, me di cuenta de que las culturas de “nosotros contra ellos” que pueden existir en algunos lugares de trabajo civiles no son la forma en que opera el personal militar. Esta comprensión me permitió aprovechar mis habilidades para unir a las personas y fomentar entornos de trabajo colaborativos.

Ninguno de nosotros puede lograr el éxito sin alguna ayuda en el camino. ¿Hay una persona en particular por la que estás agradecido que te ayudó a llegar a donde estás? ¿Puedes compartir una historia?

En mi viaje militar, tuve el privilegio de formar un vínculo duradero con un individuo extraordinario, Clive Fotheringham. Clive y yo superamos desafíos y triunfos juntos mientras servíamos en el ejército, y nuestra conexión se ha fortalecido desde que hicimos la transición a la vida civil. Sorprendentemente, hemos colaborado en tres organizaciones civiles distintas, una experiencia que amplió nuestros horizontes de maneras que no podríamos haber previsto.

La influencia de Clive ha sido fundamental en mi carrera, presentándome roles que quizás nunca hubiera considerado por mi cuenta. Su confianza en mis habilidades no sólo solidificó nuestra amistad sino que también perfeccionó nuestras habilidades de colaboración a un nivel en el que parece que no hay nada que no podamos lograr juntos.

Inspirado por la inquebrantable ética de trabajo, honestidad, integridad y compromiso inquebrantable con la excelencia de Clive, lo he seguido con entusiasmo en varias empresas profesionales. Fue a través de Clive que descubrí la gratificante oportunidad aquí en Salute Mission Critical, un testimonio de la profunda confianza y el respeto mutuo que define nuestra asociación.

Eres parte de la Salute Comunidad militar que comparte una pasión común por ayudar a veteranos y cónyuges de militares a ingresar a la industria del centro de datos. Se centra en veteranos que ayudan a veteranos. Por qué esto es importante para ti?

A lo largo de mi carrera civil, he tenido el privilegio de colaborar con numerosos veteranos y siempre me ha llamado la atención lo que considero su innegable “factor x” en términos de empleabilidad. Sin embargo, ha habido momentos que me dejaron profundamente entristecido. Durante el tiempo que trabajé con iniciativas para personas sin hogar, me encontré con varios veteranos que habían caído trágicamente en una espiral de desempleo, abuso de sustancias, falta de vivienda y deterioro de su salud mental desde que dejaron el servicio.

Es absolutamente crucial que reconozcamos el increíble potencial de los veteranos tan pronto como hagan la transición a la vida civil y les transmitamos que les espera un futuro brillante en este nuevo capítulo. Adaptarse a la vida civil y descubrir el lugar propio en el mundo civil puede ser un viaje arduo e intimidante. Los veteranos poseen una perspectiva, un comportamiento y una forma de pensar únicos, y a menudo desconocen las valiosas habilidades que aportan a los posibles empleadores. Sin embargo, con las oportunidades, la orientación y el apoyo adecuados, se transforman en activos invaluables y llevan su lealtad a una causa como una insignia de honor que perdura toda la vida.

Eres una persona de gran influencia. Si pudieras inspirar un movimiento que traería la mayor cantidad de bien a la mayor cantidad de personas, ¿cuál sería? Nunca se sabe lo que puede desencadenar su idea.

Mi misión siempre ha sido clara: abordar y prevenir la falta de vivienda ofreciendo refugios estables y seguros equipados con servicios integrales de apoyo in situ. Estos espacios sirven como santuarios para personas que navegan por las turbulentas aguas de vidas caóticas y plagadas de traumas, ayudándoles a redescubrir y realizar su verdadero potencial. Entre quienes se benefician de estos recursos vitales se encuentran los veteranos que, por diversas razones, han luchado por hacer una transición sin problemas a la vida civil, a menudo lidiando con las cargas de una mala salud mental y el abuso de sustancias.

¿Cómo pueden seguirlo nuestros lectores en línea?

Estoy en LinkedIn. 

Kristian Zacharias hoy, director técnico de Salute Mission Critical

Si es un veterano o cónyuge militar que busca una carrera emocionante en una industria en crecimiento, Contactanos en Salute. Podemos ayudarlo a encaminarse hacia el éxito.

Si está buscando cerrar la brecha de talento del centro de datos con personas comprometidas con brindar precisión militar a sus carreras, contáctanos. Emplea a los héroes de hoy, mañana.

Únase a nosotros en las redes sociales

Reciba los conocimientos de Salute en su bandeja de entrada

Sus datos no se compartirán fuera de Salute y se utiliza únicamente para proporcionarle información. Para obtener más detalles, consulte nuestro Política de Privacidad.

Recurso destacado

Hemos resuelto la crisis de talento del centro de datos. Así es cómo

Somos capaces de respaldar la infraestructura crítica en todo el mundo a escala porque hemos resuelto el desafío del talento que afecta incluso a los hiperescaladores, proveedores de colo y operadores de borde más sofisticados.

El 'secreto' son nuestras personas, procesos y tecnología únicos. Véalos en acción en nuestro Manual de operaciones de centros de datos.

Salute en acción

Estudios de caso

También puede interesarle

botas de uniforme militar sobre vistas a la montaña
Entradas De Blog

Salute Comunidad militar: Jeff Cross

“Ver a alguien perseguir sus sueños o asumir un nuevo rol de crecimiento y hacer el trabajo es emocionante para mí. Desempeñar un papel para guiarlos de forma suave o más activa es la mejor parte de mi jornada laboral”.

Leer más »

Reciba los conocimientos de Salute en su bandeja de entrada

Sus datos no se compartirán fuera de Salute y se utiliza únicamente para proporcionarle información. Para obtener más detalles, consulte nuestro Política de Privacidad.

Únase a nosotros en las redes sociales

Reciba los conocimientos de Salute en su bandeja de entrada

Sus datos no se compartirán fuera de Salute y se utiliza únicamente para proporcionarle información. Para obtener más detalles, consulte nuestro Política de Privacidad.
Ir al Inicio
Ir al Inicio